Otitis

diciembre 13, 2011 at 4:02 pm Deja un comentario

La otitis es una enfermedad que puede ser viral o bacteriana y es una de las más comunes en niños menores de 5 años. Se trata de una infección en el oído medio, la zona ubicada detrás del tímpano, es sólo el pediatra quien puede hacer un diagnostico seguro por medio de una otoscopia, lo que le permitirá comprobar en qué condiciones se encuentra la membrana del tímpano.

Si hay otitis, la membrana estará irritada. Incluso en algunos casos, hay pus. Aunque el niño presente señales de molestias en un solo oído generalmente la infección se encuentra en ambos  ya que el proceso infeccioso no se inicia al mismo tiempo en ambos oídos. Si bien se cura mediante tratamientos con antibióticos muchos niños vuelven a desarrollarla a lo largo de su infancia.

La otitis infantil, puede ocasionar entre otros síntomas vómitos, náuseas y diarrea, lo cual favorece el desarrollo de bacterias que resultan resistentes a los tratamientos y que pueden desencadenar cuadros parecidos con el correr de la vida de un infante. Para tratarlas, el pediatra tendrá presente la edad del pequeño, y el tipo de gravedad que refiere a la misma.

Luego determinará cuánto durará el cuadro y si el mismo puede afectar la calidad auditiva del pequeño. Generalmente suelen indicar que se espere a la evolución de la enfermedad  antes de recetar algún tipo de antibiótico para tratarla, ya que suelen evaluar si hay presencia de fiebre, dolor intenso de oídos, irritabilidad, disminución del apetito o presencia de secreciones en el oído.

Las gotas antibióticas administradas de manera local, además de inútiles, pueden ser dañinas. Esta enfermedad afecta a la parte del oído que esta detrás de la membrana del tímpano que lo protege. Por eso, si la membrana inflamada esta intacta, las gotas de antibiótico no podrán alcanzar el lugar donde se ha producido la infección.

De cada tres niños que han tenido otitis, por lo menos uno tendrá otras otitis en un futuro próximo.

Se sabe que la reaparición de la otitis media se produce con más facilidad entre los niños que pertenecen a familias numerosas, los hijos de padres fumadores, los que pertenecen a las clases sociales económicamente más débiles, así como entre aquellos que acuden a la guardería o maternal.

Si se trata en forma correcta, de un modo aislado no produce daños importantes, siempre se cura.

Las formas recurrentes sí pueden crear problemas, debido a que la reducción de la capacidad de percepción de los sonidos, típica de las fases agudas de la enfermedad, puede prolongarse durante semanas.

En los niños más pequeños, esto puede representar un retraso en el lenguaje y en el desarrollo psíquico. En los niños más grandes, provoca un menor rendimiento escolar.

Por Erika Orta

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized.

Mi bebé está constipado Cómo ayudar a desarrollar el lenguaje en nuestros hijos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Síguenos en twitter:

Estadísticas del Blog

  • 5,672 Visitas

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 83 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: